Historia

Autorizado por la Junta Monetaria el 5 de febrero de 1958, el Banco Inmobiliario abrió sus puertas al público el 15 de diciembre de ese mismo año. En 1962 amplió sus operaciones, e inició con gran éxito la captación de recursos por medio de la emisión de libretas de cuentas de ahorro, que contaban con el incentivo de premios otorgados por sorteo entre sus cuentahabientes, sistema que se ha mantenido durante más de 50 años y que lleva el nombre de FORTUNAHORRO.

La aceptación de la joven institución bancaria permitió que el 21 de marzo de 1963 inaugurara su primera agencia en el popular sector de La Parroquia, en la zona 6. A partir de 1967, el Banco Inmobiliario obtuvo la autorización para brindar al público todos los servicios de un Banco Comercial e Hipotecario, lo cual produjo una significativa transformación de la entidad.

Al ampliar su margen de operaciones, el Banco Inmobiliario ha contribuido de manera importante con el desarrollo económico del país a través del otorgamiento de financiamiento a los diferentes sectores de la economía y al resguardo de sus recursos financieros a través de los diferentes instrumentos de captación, constituyéndose en una institución de sólido prestigio en la comunidad financiera.

A la fecha cuenta con una amplia red de agencias, que cubre adecuadamente toda la capital, con 20 agencias y sus Oficinas Centrales, así como 25 agencias distribuidas en los departamentos del país.

Nuestros clientes son nuestro principal capital y el servicio personalizado de excelencia es la herramienta que nos permite lograr su fidelidad.  La experiencia, lealtad, compromiso de funcionarios y colaboradores, así como el portafolio de servicios y productos financieros, plataforma operativa ágil, la tecnología y nuevas prácticas son una combinación proactiva para la consecución de nuestros objetivos institucionales.

El reto de Banco Inmobiliario para los siguientes años es el crecimiento continuo y rentable, la renovación y modernización de su estructura operativa, optimizar sus recursos e incrementar la cartera de clientes ofreciéndoles productos de alta satisfacción, ampliación de negocios y con ello contribuir al progreso del país.