Tips de Ahorro

Ahorra los ingresos extras

Cada vez que recibas una cantidad de dinero extra, por ejemplo, una devolución de los impuestos, un pago que se había retrasado mucho, un bono en el trabajo o un regalo monetario, ingrésalo en tu cuenta de ahorros. O, si tienes deudas, úsalo para pagar tus tarjetas de crédito y préstamos, o para hacer un pago extra a tu hipoteca (al dinero capital, para que se reduzca la cantidad de interés que pagas a lo largo de los años).

Mantén un presupuesto

Es fácil comprometerse a metas de ahorro ambiciosas, pero si no cuentas con una forma de hacer un seguimiento de sus gastos, descubrirás que es muy difícil cumplirlas. Para tener un seguimiento de sus avances financieros, intenta hacer un presupuesto de sus ingresos al principio de cada mes. Asigna una parte de los mismos para todos sus gastos importantes de forma anticipada puede ser útil y asegurar de no malgastar dinero.

Planifica el ahorro de dinero

Teniendo en cuenta tus gastos e ingresos mensuales, crea una categoría de ahorros dentro del presupuesto e intenta que represente al menos entre el 10 y el 15 por ciento de tus ingresos netos. Si tus gastos no te permitirán ahorrar esa cantidad, quizá sea hora de realizar un recorte. Busca cosas no esenciales en las que puedas gastar menos, como entretenimiento, cenas afuera, etc. antes de pensar acerca de ahorrar dinero en cosas imprescindibles como tu vehículo o tu hogar.

Haz que ahorrar dinero sea más fácil con transferencias automáticas

Las transferencias automáticas a tu cuenta de ahorros pueden hacer que ahorrar dinero sea mucho más fácil. Si transfieres dinero de tu cuenta de cheques, es menos probable que gastes los fondos que querias destinar a los ahorros. Existen muchas opciones para configurar las transferencias. Tú puedes elegir con qué frecuencia deseas transferir dinero y entre qué cuentas deseas que se transfiera el dinero. Incluso puedes dividir tu depósito directo entre tu cuenta de ahorros y tu cuenta de cheques para que cada cheque de pago contribuya con tus ahorros. Pensar en el ahorro como un gasto regular es una excelente manera de mantener tus objetivos de ahorro de acuerdo con lo previsto.